itTucumán

HISTORIA PERSONAJES

¿Cómo se vivió la Revolución de Mayo en Tucumán?

Revolucion De Mayo - Tucuman 1890

Se podría decir que es reciente la inquietud acerca de cuál fue el lugar que le correspondió a Tucumán en la Revolución de Mayo. Como se escucha decir a algunos profesores, hoy el desafío es contar la historia argentina desde la óptica y la participación de los tucumanos. En definitiva, sumar nuestra voz. Lo cierto es que no se trata de algo sencillo, porque implica indagar más allá de relatos aprendidos en los que no figuramos. Con la nota de hoy pretendemos dar un paso en esa dirección. Para ello recuperamos la investigación “Tucumán y la Revolución de Mayo” del historiador José María Posse, quien ya pasó por nuestro sitio.

Los hechos en mayo, ¡las noticias un mes después!

Comencemos situándonos en el Tucumán de principios del siglo XIX. El historiador cuenta que San Miguel no tenía más de 6000 habitantes y que la vida giraba en torno a la plaza principal (hoy Plaza Independencia). A su alrededor se encontraban el Cabildo (donde hoy está la Casa de Gobierno), la Catedral y la Iglesia San Francisco  (actualmente en remodelaciones). Distanciados de los lugares donde ocurrían las “cosas importantes”, las noticias de la Revolución de Mayo recién llegaron el 11 de junio de 1810,
Desde el cabildo de Buenos Aires llegó un chasque en caballo anunciando los acontecimientos. “En la noticia se instaba a que San Miguel de Tucumán rindiera obediencia a lo allí tratado y se enviara a la brevedad un representante a los efectos de erigir un nuevo gobierno para las Provincias Unidas del Río de la Plata”, cuenta José María Posse.

Los revolucionarios pusieron en marcha una estrategia conocida como “la máscara de Fernando VII”. Si se pretendía que la Revolución de Mayo fuera exitosa, lo que seguía era aparentar sumisión al rey de España.  Con la excusa de preservar sus derechos, se constituiría un gobierno criollo, con las secretas intenciones de avanzar luego en la Independencia.
La respuesta de Tucumán no fue inmediata. En palabras del historiador: “se daba el caso que bajo un mismo techo, existían fervorosos sostenedores de una germinal idea independentista  y otros conservadores del antiguo orden”.

Primera en apoyar la Revolución de Mayo

A las dos semanas, se reunieron los hombres involucrados en política en el Cabildo de Tucumán, para conocer la posición que, respecto de la Revolución, habían tomado Salta y Córdoba.  Fue Nicolás Laguna quien propuso de inmediato una reunión con representantes de todas las poblaciones del territorio tucumano, a fin de acordar una forma de gobierno para la provincia.
El resultado de esa reunión fue la decisión firme de apoyar la Revolución de Mayo. Nuestro diputado elegido para la Junta de gobierno fue el Dr. Manuel Felipe Molina. Se trata de un personaje olvidado por la historia pero que realizó una destacable labor de la que en breve hablaremos. En conclusión, “el 25 de junio de 1810 es la fecha histórica que marca la adhesión de Tucumán a la revolución precursora de la Independencia Argentina”.

Desbordantes de entusiasmo: el rol de los tucumanos

Uno podría pensar que la historia termina ahí, pero debemos decir que Tucumán realmente se comprometió con la causa. El Cabildo recibió la orden de aportar con armas, provisiones y 200 hombres aptos a las tropas que partieron desde Buenos Aires. El primer objetivo de esas tropas consistía en sofocar las fuerzas opositoras, es decir realistas, que se levantaron en Córdoba. Más tarde llegarían a nuestra provincia.
De este modo, la mayoría de la población se movilizó para hacer llegar armamentos, víveres, animales de carga y transporte a las tropas en marcha. El historiador Ricardo Jaimes Freyre escribió al respecto que “toda la juventud de Tucumán acudió a alistarse. Fue necesario contener este desbordamiento de entusiasmo, limitándose los jefes militares a la cifra de doscientos hombres fijada por la Junta de Buenos Aires”. José María Posse lo dice claramente: Tucumán fue la primera en apoyar la Revolución de Mayo,

Revolucion De Mayo - Tropas Castelli Y Ocampo
Autor de la imagen: Facebook José María Posse.

Cuando las tropas comandadas por Castelli y Ocampo entraron a la provincia, se toparon con un pueblo de espíritu festivo que les rindió honores. Luego, con los tucumanos ya incorporados, continuaron su camino hacia el Alto Perú. Allí se iban a enfrentar a una fuerte reacción por parte de los realistas españoles. “El nutrido grupo de esos jóvenes tucumanos formaron parte de ese improvisado Ejército Libertador, que obtuvo su primera victoria en las orillas del Río Suipacha, que fue celebrada con gran júbilo en Tucumán”.

Manuel Felipe Molina: un diputado para la Junta

“Desempeñó altas funciones al producirse la Revolución de Mayo”, afirma el historiador Carlos Páez de la Torre. Como mencionamos, Molina fue elegido diputado por nuestra provincia a la Junta Grande de Buenos Aires, en 1810. Reseñemos brevemente su vida.
Podemos decir que nació en Tucumán en 1767 y, en 1783, partió a estudiar a Córdoba, para graduarse de licenciado y doctor en Teología. Tiempo después abandonaría la carrera eclesiástica, para concentrarse en su carrera de abogado.
Los primeros meses de 1810, cuenta de la Torre, encontraron a Molina viajando a Charcas por orden del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros. Lo enviaba allí para que participara de las fuerzas destinadas a “pontificar” el Alto Perú.  Mientras tanto, en Tucumán estaba siendo elegido como diputado.

La Revolución de Mayo fue el comienzo

Él llegó a la provincia en agosto para hacerse cargo de la nueva función. “Estuvo en primera fila junto a Juan José Castelli, cuando este se detuvo en Tucumán de paso al Alto Perú”. En noviembre prestó juramento, partió a Buenos Aires y en diciembre ingresa en la Junta Grande.
Al año siguiente, viaja por distintas provincias junto a Cornelio Saavedra. Por ejemplo, realizaron expediciones en Salta para “convencer al pueblo de la necesidad de integrar una nueva fuerza en el Alto Perú, para reemplazar al diezmado Ejército del Norte”.
En octubre de 1811, recibieron una noticia: se había instaurado un Triunvirato. Así las cosas, solo Molina tenía que volver a Buenos Aires, no sin detenerse antes en Tucumán a pasar un tiempo en el campo. Fallece en 1813, sin llegar a ver consolidada la obra de la Revolución de Mayo. No quedan dudas: colaboró para ello resuelta y activamente.

Autor de imagen destacada: Facebook Pablo Ortiz.

¿Cómo se vivió la Revolución de Mayo en Tucumán? ultima modifica: 2021-05-25T08:01:00-03:00 da María Lourdes García

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

Muy interesante.

Javier Mendoza

Solo una puntualización, parece una guerra entre argentinos y españoles, nada más lejos de la realidad, aquella guerra fue una lucha de españoles contra españoles, una auténtica guerra civil.

To Top
5
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x