NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itTucumán

MUSEOS SABÍAS QUE

La industria azucarera: parte de la cultura tucumana

azucar - Sugar Cane

¿Qué tucumano no tuvo la oportunidad de masticar una caña de azúcar cuando era niño? La industria azucarera conforma la columna vertebral de la provincia de Tucumán. Te invitamos a leer más en esta nota. 

La industria azucarera: Sabías que…

Los jesuitas introdujeron el cultivo de caña de azúcar en la provincia de Tucumán durante el siglo XVII. Las condiciones climáticas resultaron muy buenas, por lo que rápidamente los cañaverales reemplazaron a otros cultivos. Cuando los jesuitas fueron expulsados en 1767, las plantaciones quedaron abandonadas. El Obispo Tucumano José Colombres, reconocido como el padre de la industria azucarera, instaló en 1821 el primer trapiche azucarero de la provincia. Éste, fabricado con troncos de madera, era movido por la fuerza de animales.
A partir de la segunda mitad del siglo XIX y acompañando el fuerte proceso de crecimiento económico de la Argentina, surgen los primeros ingenios azucareros modernos que eran movidos por máquinas a vapor con tecnologías importadas de Francia e Inglaterra.

industria - Cosecha
Las condiciones climáticas de la provincia resultaron muy buenas, por lo que rápidamente los cañaverales reemplazaron a otros cultivos.

El fuerte crecimiento de la actividad permitió que el valor de la tierra aumentara considerablemente y que Tucumán fuera la provincia más importante económicamente junto a la Pampa Húmeda.
Esta industria forjó social y políticamente a la provincia, en donde en épocas de zafra se producía un importante movimiento de trabajadores golondrinas de todas las provincias del NOA e incluso de países limítrofes lo que contribuyó a que se formaran alrededor de los ingenios verdaderas ciudades donde habitaban trabajadores, administradores y sus respectivas familias.

Casa del Obispo José Colombres

Debido a su participación en lo referido al cultivo y producción de la caña, se consolida la casa del Obispo Colombres como Museo de la Industria Azucarera. De arquitectura sencilla, presenta una fachada de dos niveles que constituye una de sus características representativas. El conjunto de la Casa Quinta Colombres se construyó a principios del siglo XIX en lo que en ese entonces eran las afueras de la ciudad. Actualmente esta Casa Museo se encuentra emplazada en el Parque 9 de Julio.

De la caña a nuestra mesa

El proceso de elaboración del azúcar consta de diferentes etapas. Apenas cosechada, la caña se pesa. A continuación, unas cintas transportadoras conducen los tallos a los molinos, para la extracción de la sacarosa. El jugo proveniente de los molinos pasa al tanque donde se rebaja su grado de acidez. Más adelante, en los clarificadores se sedimentan y decantan los sólidos. Entonces, el jugo clarificado pasa a los evaporadores donde se le extrae un gran porcentaje de agua.
El cocimiento de la sacarosa, que contiene el jarabe, se lleva a cabo en tachos al vacío. Con esto se producirán azúcar crudo, azúcar blanco (para consumo directo) o azúcar para refinación. Los cristales de azúcar se separan de la miel restante en las centrífugas.

produccion - Camino
En Tucumán es habitual que los cañaverales nos acompañen a lo largo de rutas y caminos.

El azúcar de primera calidad, retenido en las mallas de las centrífugas, se disuelve con agua caliente y se envía a la refinería. Cabe resaltar que en este punto se obtiene lo que se llama azúcar rubio, debido al color de los cristales.
Así, la industria azucarera se convirtió en un elemento intrínseco de Tucumán: excursiones a la casa del Obispo Colombres; observar los interminables cañaverales que nos acompañan a lo largo de las rutas y que forman parte del paisaje habitual de la provincia; los tradicionales alfeñiques y una infinidad de productos que derivan de la caña de azúcar y la convierten en uno de nuestros recuerdos más dulces y característicos.

La industria azucarera: parte de la cultura tucumana ultima modifica: 2020-07-29T16:06:29-03:00 da Paula Lorini
To Top