NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itTucumán

CULTURA HISTORIA MONUMENTOS

Los Menhires de El Mollar: ecos de nuestro pasado

Menhires de El Mollar - Menhir Ambrosetti

¿No creen que tenemos una tendencia a pensar que los vestigios de la historia nos son lejanos, que deberíamos recorrer miles de kilómetros para encontrarlos? En realidad, estos rastros se cuelan por todos lados, solo hay que estar un poco más atentos. Es el caso de los Menhires de El Mollar, que actualmente encontramos en un predio al que se llega en menos de dos horas desde la capital de Tucumán.

El Mollar: un sitio con interés histórico

Tafí del Valle es un departamento ubicado en el oeste de la provincia de Tucumán. Es un lugar que atrae a muchos turistas en diferentes épocas del año. Cuenta con hermosos paisajes y una interesante oferta de actividades tales como cabalgatas, trekking, visitas a iglesias, festivales, entre otras. En este departamento se encuentra la región en la que vamos a centrarnos: El Mollar.
El Mollar es una localidad que indudablemente merece más reconocimiento, pues ésta área está repleta de tesoros arqueológicos de la antigua cultura Tafi. La misma destaca en el noroeste argentino por el nivel de desarrollo que alcanzó. Era un pueblo sedentario, dedicado principalmente a la agricultura y con un notable  conocimiento de las técnicas de la cerámica, metales y textiles.

Menhires de El Mollar
En esta fotografía se aprecian los menhires en sus sitios originales.
Photo Credit: Facebook Menhires Ecoturismo

Así es que en esta zona podemos encontrar objetos que forman parte de su producción cultural, como morteros, picas, urnas policromadas, máscaras de piedra que representan rostros humanos, entre otros. Destacan sobre todo los menhires, considerados un patrimonio cultural milenario único en América que habrían sido construidos entre el 820 a.C y el 780 d.C.

¿Viajar al pasado a través de gigantescas piedras?

“Menhir” es el nombre que los arqueólogos en el siglo XIX dieron a la forma más sencilla de monumento megalítico. La palabra viene del idioma bretón: meen (piedra) e hir (larga). Lo curioso es que aún hoy no podemos estar seguros de qué utilidad pudieron haber tenido miles de años atrás, solo contamos con conjeturas. Quizás se usaron para realizar mediciones astronómicas, tal vez funcionaban como relojes de sol, como símbolo de jerarquía social, o como construcciones funerarias ligadas a la conmemoración y recuerdo de los antepasados.
En el noroeste argentino, es probable que utilizaran como demarcadores para tareas agrícolas y para el manejo de la fauna silvestre (llamas, guanacos, vicuñas). Cabe señalar que lejos de ser resultado de una labor individual, son producto de un trabajo comunitario, colaborativo que requería de mucha paciencia. Esto se debe a que la tecnología de la época no hacía nada fácil el tallado y colocación de estas inmensas piedras.
Podemos decir entonces que aunque superficialmente parezcan construcciones simples, guardan una riqueza de significados posibles.
La importancia de valorar los objetos y construcciones que nos hablan –de forma más o menos críptica- sobre nuestro pasado es algo que vale para todo pueblo que dispone de ellos. Esto no es algo menor, y entenderlo requiere de nosotros como receptores una disposición a la contemplación y a la curiosidad.

Menhires de El Mollar - Area Archeologica Di Pranu Muttedu, Sardegna
Menhires del Área Arqueológica de Pranu Muttedu, en Cerdeña, Italia.
Photo Credit: “Area archeologica di Pranu Muttedu – Menhir 02.jpg” by Cristiano Cani is licensed under CC BY-SA 3.0

Un recorrido hasta nuestros días

Los menhires de la región de El Mollar tienen también su historia, y fueron estudiados por primera vez en 1897. El arqueólogo y naturalista italiano Juan Ambrosetti fue pionero en reconocer su peso cultural, de ahí que un mehir lleve su apellido.
En un principio estaban repartidos por los valles del Tafí, cerca de sepulturas, en espacios domésticos, entradas de corrales y campos de cultivo. Fue el gobierno de facto militar en los ´70, el que dispuso que fueran sacados del lugar en que originalmente habían sido colocados.
Decidieron que fueran emplazados en el Parque de los menhires en la Loma de la Angostura. Para ello, pobladores del lugar debieron colaborar con soldados para trasladarlos en máquinas o arrastrarlos con cadenas. La motivación tras esto era principalmente turística, sin tenerse en cuenta cualquier rigor científico o cultural.
En 1993 se declaran “Monumentos y Lugares Históricos Nacionales” por Ley 24.262.

Menhires de El Mollar
Reserva arqueologica Los Menhires, en El Mollar, Tucumán.
Photo Credit: Elsa Pagliano

Por cuestiones referentes a la conservación de los mismos, en 2002 tuvieron que ser nuevamente trasladados al predio de La Sala, también en El Mollar. Allí inauguraron una Reserva arqueológica, donde se brindan recorridos guiados.
El paisaje -a dos mil metros de altura- es imponente (algunos menhires miden hasta 3 metros de alto y 6 de ancho) y llamativo, especialmente si nos preguntamos con genuino interés qué querrán decir esos dibujos de serpientes y figuras humanas grabados en las caras de la piedra.
¿Qué comunicarían en ese entonces?

Photo Credit imagen de portada: Facebook Menhires Ecoturismo

Los Menhires de El Mollar: ecos de nuestro pasado ultima modifica: 2020-08-17T08:00:00-03:00 da María Lourdes García
To Top