NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itTucumán

ENTREVISTAS GASTRONOMÍA

Angela Vargiu: una historia que comienza en Ozieri

tia angela - Tia Angela Portada

Angela Vargiu es una italiana que reside en Tucumán desde sus 17 años. Cuando tenía 50 años, y por total casualidad, pasó de tener una sanguchería a un restaurant especializado en pastas italianas. “Tía Angela” continúa hoy como un emprendimiento familiar, en manos de algunos de sus hijos, nietos y yernos.

La llegada de Ángela a Argentina

Angela Vargiu nació en 1937, en Ozieri, Cerdeña. Actualmente tiene 83 años, y lo cierto es que se siente muy jovial. Llegó a Argentina en 1954, y al día de hoy sigue recordando la fecha exacta: “un 27 de marzo”.  Para entonces, ella tendría 17 años. Su periplo fue algo así: los primeros seis o siete años, los vivió en Tucumán. A sus 23 años se casó y se fue a vivir a Buenos Aires. Un tiempo después, ya con sus dos primeros hijos, Angela junto a su esposo volverían a nuestra provincia en 1968, donde reside hasta el día de hoy. Tiene cinco hijos, además de nietos y bisnietos.

Tia angela - Angela Joven
Retrato de Angela Vargiu.
Autora de la imagen: Facebook Angela Vargiu.

Si indagamos en el primer recuerdo de Angela al arribar a Argentina, ella piensa en el mar. Vivir en Cerdeña significaba estar acostumbrada  a un mar transparente, dice. “De repente me encontraba con un mar turbio”, rememora entre risas. Lo siguiente es el viaje de dos días, en tren hasta Tucumán: “recuerdo los ranchos al entrar a la provincia”.  
Después de lo vivido, hoy Ángela puede decir que Argentina es su hogar. Costó acostumbrarse, lo reconoce, pero ama el país que la acogió. Y sin embargo, “Italia nunca se olvida”. Moderna, en su perfil de Facebook comparte fotos de antaño, algunas de ellas tomadas en su país natal.

¿Cómo se vivía y vive la cocina italiana en tu hogar?

“Las costumbres de Italia antes y ahora son las mismas en mi familia. La pastasciutta es el primer plato que te dan allá. Acá nos acostumbramos a la pasta seca, no la rellena. Nosotros éramos 10 hermanos. Y todavía me acuerdo cuando mi mama se ponía a hacer los ravioles el viernes para comerlos el domingo”. Angela nos cuenta con detalle que podían ser ravioles de carne (sin acelga), gnocchetti sardi, ravioles de sémola… Muchas eran las posibilidades. Eso sí: “lo importante era comer todos juntos los domingos”.

La Casandina

Los postres no faltaban en la mesa. Angela nos habla de la casadina, típico dolce de su ciudad natal en la época de Pascua. Se trata de un dulce a base de queso, ideal para aquellos a quienes no les gusta empalagarse demasiado al comer platos dulces. Angela nos explica que esta receta tiene una masa similar a la de las empanadas, pero con manteca o grasa de cerdo. Por otro lado, se trabaja el relleno: queso (cuartirolo, por ejemplo), azúcar y huevo. Hay que formar cubitos con la masa, y rellenarlos con la mencionada preparación. “Arriba un poco de azúcar y al horno”. 
Sin dudas, la cocina se volvió un terreno que domina. La soltura con que habla sobre los platos que ha cocinado alguna vez dan cuenta de ello.

¿Y cómo te llevás con la cocina argentina?

Angela recupera algo sucedido el día que bautizaron a su primer hijo. Por supuesto que todos estaban muy preocupados por el festejo posterior, y ¿qué iban a comer? “¡Querían empanadas!”. Es cierto, Angela llevaba ya unos años en el país y este plato típico no le era desconocido: “ya había comido empanadas, pero nunca había preparado yo”. Convencida de que el color rojo en ellas era por el tomate, en vez de ponerles pimentón, picó tomate y armó las esperadas  empanadas para el festejo. De ahí no salió nada malo, es más: “hoy muchos me piden que les haga así”.

Sobre “Tía Angela pastas artesanales”: ¿Cómo surgió la idea?

Tía Angela empezó hace 32 años, cuando yo tenía 50 años. Y surgió casi de casualidad: yo quería poner una sanguchería. Nunca había pensado poner un negocio de pastas. Sin embargo, un domingo estábamos comiendo ravioles con mi familia, en lo que entonces era el bar y pasó algo. Vino a comer el Dr. Gonella, un médico conocido en Tafi Viejo. Lo único que cocinábamos, como mencioné, eran sanguches, pero él me pidió que le invitemos de lo que nosotros estábamos almorzando”.

Tia Angela - Tafi
Cuando el bar funcionaba en Tafí Viejo.
Autora de la imagen: Ana María Saurral.

Y eso hicieron, le invitaron ravioles que ellos habían preparado pero que no estaban en la oferta del bar. Gonella atinó a preguntar “¿Usted prepara esto en cantidad? Porque si es así, vaya preparando que el domingo que viene esto se va a llenar”. Empezó una época de oro para el negocio de la familia, en donde además de pastas, agregaron a la carta carnes como conejo y rana. La variedad era amplísima. Sin planearlo, el bar se fue tornando un restaurant frecuentado por jueces, abogados y doctores, nos cuenta Angela. Se fue haciendo conocido, por la recomendación de boca en boca: de medico a médico, de juez a juez.

¿Cómo siguió la historia de Tía Angela?

Por un tiempo, Tía Angela pastas artesanales  funcionó en la Sociedad Italiana. Al día de hoy y, por algunas dificultades que se presentaron en el camino, el negocio funciona en su propia casa. Por cuestiones de salud, hoy quienes cocinan son los hijos, yernos y nietos de Angela. “Andaría bien el negocio. Ellos ya habían aprendido todo viendo. Gracias a Dios están logrando hacer una pequeña-mediana empresa”. Angela no quería dejar de mencionar y agradecer a Ana María, su hija; René, su yerno y sus nietos Agustina y Facundo, quienes han procurado la continuidad del emprendimiento familiar.

tia angela - Tia Angela Bar
Un hermoso mural que podía verse en el reustaurant, cuando funcionaba en Tafi Viejo.
Autora de la imagen: Ana María Saurral.

Como se lee en su página de Facebook, las especialidades del negocio son los sorrentinos y ravioles rellenos, listos para poner en la olla. Se siguen las recetas de la nonna, claro, pero también tuvieron lugar las innovaciones. Preparan ravioles de ricota y espinaca, carne y acelga, caprese, cheddar y bacon, entre otros. En cuanto a los sorrentinos, los clásicos de jamón y queso, calabaza y muzzarella, 4 quesos, etc. “¡Los clientes siempre quedan muy satisfechos!” comenta Angela.

Por último, Angela deja un consejo para quienes deseen incursionar en el mundo de la cocina

“Aconsejo que no la dejen. Sepan que Tucumán es grande, Argentina es grande. Pueden instalarse en cualquier lugar: miren el futuro y no se queden atrás. Y si se caen, se levantan y sigan y sigan hasta que se les dé. Hay que empujar siempre para adelante, nunca volver atrás. Por más mal que le vaya. Ese es mi consejo para los jóvenes”.

Autor de la imagen de portada: Facebook Tía Angela pastas artesanales.

Angela Vargiu: una historia que comienza en Ozieri ultima modifica: 2020-12-18T10:10:30-03:00 da María Lourdes García
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

To Top