NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itTucumán

ENTREVISTAS HISTORIAS

La historia de Leo Farano, un pugliese en Tucumán

Leo- Barletta

La gran mayoría de los que formamos parte de la comunidad italiana de Tucumán, en algún momento, nos cruzamos con el tan querido Leo Farano. Presidente del Centro Pugliese de Tucumán, es un italiano referente de nuestra comunidad que se gana el afecto de todos los que lo conocen. En esta nota les contamos un poco de su historia.

Leo Farano: De Barletta a Tucumán

Leo nos cuenta que vino a Argentina apenas terminó la secundaria en Barletta -región de Puglia, en Italia-. Arribó a Buenos Aires el 19 de agosto de 1953 y, finalmente, a Tucumán el 21 de agosto de ese mismo año, cuando tenía tan solo 17 años. Llegó a nuestro país acompañado de toda su familia. Su padre ya estaba en San Miguel de Tucumán desde hacía tres años, porque había sido contratado por una empresa italiana en la provincia.
En Tucumán, ya tenía parientes: tíos, primas y primos. Gracias a esto, pudo integrarse con más facilidad y de esa forma no sentirse solo, como ocurría a muchos otros inmigrantes. Leo nos resalta que el único inconveniente con el que se habían encontrado era que nadie en su familia hablaba castellano. Se sentía muy feliz de haber llegado a Argentina y sobre todo, de haberse reencontrado con su padre.

Leo - Trani
Trani es una ciudad en la provincia de Barletta-Andria-Trani, región de Puglia

Leo, el gringo

“Fui recibido amablemente en Tucumán, muy bien. Con solo mencionar que al día siguiente de mi llegada, vinieron a buscarme a la casa donde vivía, un grupo de jóvenes que había conocido y me llevaron a pasear. Recuerdo que lo primero que me mostraron fue el Parque 9 de Julio. Siempre me acompañaban a conocer diferentes lugares de la ciudad” comenta. Con la excusa de que había llegado el gringo, casi todas las noches había reuniones en distintas casas de las familias de este grupo de jóvenes.

La cultura del progreso

Al comienzo, nos cuenta, que no podía conseguir un empleo porque no hablaba nada de español. “Oficialmente empecé a trabajar en el año 1955, en la empresa en la que también trabajaba mi padre. Era una empresa italiana, de Roma, que hacía muchos trabajos de diques y caminos en la provincia de Tucumán y otros lugares. Me desempeñé en esa empresa desde diciembre del ‘55 hasta el ‘66. Luego me independicé y asocié con mi cuñado y juntos tomamos la concesión del restaurante de la vieja aerostación, que estaba en la calle Brígido Terán, con la que estuvimos 4 años” añade.

Leo - Catedral Trani
La Catedral de Trani es uno de sus símbolos. Está decorada con piedra blanco-rosada, que caracterizan este lugar.

“Más adelante, me trasladé a Mar del Plata donde estuve un año. Fue una experiencia muy linda, trabajé también allí. Volví el año siguiente a Tucumán y compramos un Bar que llamamos Augustus, en la calle 24 de septiembre y esquina Muñecas. Era muy céntrico y estuvo en actividad por 22 años. En el ‘79 abrí otro boliche muy lindo en el Pasaje 2 de abril llamado La Strega, que se mantuvo por 4 años. Varias personas lo deben recordar”.

Compartiendo su testimonio

Leo Farano no solo es un referente de la colectividad italiana, sino que está siempre dispuesto a colaborar en los proyectos que se le presentan. Participó en diversos eventos, como el Primer Foro Nacional de Migrantes en Tucumán, llevado a cabo en julio de 2019. Allí nos contó sobre su experiencia de vida, sobre el hecho de ser un inmigrante en Argentina e incluyó algunas anécdotas con las que nos deleita en cada ocasión.

La historia de Leo Farano, un pugliese en Tucumán ultima modifica: 2020-12-16T10:00:00-03:00 da Paula Lorini
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

To Top