NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itTucumán

ASOCIACIONES HISTORIAS

Con la italianidad a flor de piel: Clara Schiavone y su historia

italianidad - Cartas

“Mis parientes inmigrantes fueron mis cuatro abuelos”, así es como comienza su relato Clara Schiavone. Cuatro abuelos que influyeron en una persona que se convertiría en una referencia de la italianidad en Tucumán.

Recorriendo el árbol genealógico

Con mucha emoción Clara nos cuenta que sus parientes inmigrantes fueron, por línea materna, Alfredo Reynhold -de la región Marche- y Matilde Saracco de Reynhold -de la región del Piamonte-. Por línea paterna nos presenta a Vincenzo Schiavone y Gelsomina Cerrone de Schiavone, ambos provenientes de Acerno, en la región de Campania. Nos agrega, que ninguno estuvo en el Hotel de Inmigrantes.
“Mi nonno Alfredo nunca retornó a Italia. Instaló un aserradero en la zona de Otumpa. Luego, lo vendieron y se trasladaron a Concepción, ciudad del sur tucumano, donde tenían una fábrica de lavandina. Vivían en una casa grande ya que tenían 12 hijos y aprovechaban el sótano para la preparación de jamones y otros productos que acostumbraban consumir” detalla Clara.

Inmigrantes - Barra Lunera
Fotografía de la “Barra Lunera” nombre con el que se conocía al grupo de campanos que se reunían a comer todos los lunes.
PhotoCredit: Clara Schiavone.

Nos comenta que Vincenzo y Gelsomina poseían una carbonera. Vivían cerca de la Sociedad Italiana de Mutuo Soccorso y Beneficenza por lo que tenían una presencia muy fuerte en ella. 
Clara nos explica que los campanos de esta generación tenían por costumbre reunirse todos los lunes a comer, constituyendo así lo que ellos llamaron “La Barra Lunera”. En el ámbito religioso, eran devotos de San Donato -patrono de Acerno- a quien revivían cada 7 de agosto en la iglesia del colegio Tulio, donde actualmente se conserva la imagen del santo.

Italia en la vida cotidiana

Italia estuvo presente a lo largo de toda la vida de Clara Schiavone. Incluso nos cuenta que tuvo contacto con la Sociedad Italiana desde muy pequeña, ya que acompañaba a sus abuelos.
“En mi casa estábamos acostumbrados a las reuniones familiares, a la pasta de los domingos. Íbamos a almorzar a la casa de mis abuelos paternos con quienes me vinculaba frecuentemente, ya que los otros vivían en Concepción. Conservo muchos objetos de mis abuelos inmigrantes. Cuando organizamos muestras exhibo algunos de ellos. Tengo un arcón muy grande que es todo lo que traían mis abuelos paternos que salieron de Nápoles. Además, conservo un necessaire de mi abuela piamontesa y cartas de toda la familia que para mí tienen un valor sentimental importantísimo” añade.

italianidad - Abuela piamontesa
Fotografía del necessaire que trajo la abuela piamontesa de Clara.
PhotoCredit: Clara Schiavone.

Recuerda una frase que siempre decían: le buone radici danno sempre buone frutte. Otra frase, que transmitían de generación en generación, sobre todo cuando los familiares partían desde Italia hacia América era te deseo lo suficiente. “Para mi ésta última tiene una profundidad que emociona. Debe haber sido demasiado doloroso ese momento de despedida” agrega Clara con mucho sentimiento.

Su vínculo con la italianidad en Tucumán

“Llegué a formar parte simultáneamente de las asociaciones piamontesa, campana y marchigiana hasta que no pude continuar participando en todas por igual. Decidí entonces quedarme en la Asociación Amici Regione Campania Tucumán, convirtiéndome en su presidente. Tuve la oportunidad de conocer a todos los acheneses que llegaron a Tucumán, incluso a un tercer grupo que llegó en 1950 y que todavía viven” comenta.

Inmigrantes - Amici Campania
Logo de la Asociación Amici Regione Campania de Tucumán.
PhotoCredit: Clara Schiavone.

En 2009, junto con otras 15 personas fundó la Asociación Damas Ítalo Argentinas de Tucumán (A.D.I.A), integrada por mujeres pertenecientes a todas las regiones de Italia. Actualmente ella preside esta asociación. Agrega con orgullo que desde hace dos años forma parte de la comisión directiva de la Sociedad Italiana de Tucumán, como Vocal Titular.

Dall’Italia a Tucumán

La inmigración acernesa a América del Sur se produce entre 1878 y 1914, en esta, llegan a la Argentina los abuelos paternos de Clara. Los 130 acerneses que salieron en la misma fecha constituyeron la primera cadena migratoria que llegó directamente a Tucumán. De allí el nombre de su libro: Dall’Italia a Tucumán, presentado en 2016 por medio de la A.D.I.A. y con motivo del bicentenario. Nos cuenta que en él, trabajaron dos grupos distintos: uno de italianos y otro de descendientes de italianos donde cada uno contaba sus historias de vida.
“Con la Asociación Campana fundamos la biblioteca Manuel Belgrano, cuyo cartel permanece en el lugar que nos habían cedido en la Sociedad Italiana. El objetivo es conservar los valores, tradiciones y cultura italiana” comenta.

Inmigrantes - ADIA
Logo de la Asociación de Damas Italo Argentinas de Tucumán (A.D.I.A.)
PhotoCredit: Facebook ADIA Tucumán.

Italianidad a la vista

Por su parte, Clara Schiavone presentó su segundo libro ya estando en la Sociedad Italiana, dedicado a sus 140 años. En él, incorporó también a todas las sociedades italianas del interior de la provincia como la de Concepción con 110 años, la de Aguilares y de Monteros, dando a conocer un poco más sobre la presencia de nuestra colectividad en Tucumán.
Llevo la italianidad a la vista y bajo mi piel. Voy a continuar con esta actividad que realizo con muchísimo amor por todo lo que recibí y aprendí de mis abuelos. Todo lo que hago está centrado en devolverles lo que me transmitieron” concluye Clara.

Con la italianidad a flor de piel: Clara Schiavone y su historia ultima modifica: 2020-09-29T08:00:00-03:00 da Paula Lorini
To Top