itTucumán

EN EL MUNDO IGLESIAS

Del Huerto en la ciudad, de Chiavari al mundo

huerto - Gruta

Una historia de amor y devoción por María del Huerto, nacida en la pequeña ciudad de Chiavari, Italia, que ha trascendido las fronteras desde fines del siglo XV.

La historia

La devoción por María del Huerto tiene sus orígenes en la peste de cólera que azotó a Génova, en el año 1493. Por su cercanía, la ciudad de Chiavari no podía permanecer exenta de contraer la enfermedad. Es por ello que una vecina de Chiavari, conocida como Turquina Guercio, le pidió a la Virgen María que la proteja de la enfermedad. Superado el flagelo, en señal de agradecimiento, mandó a pintar con Benito Borzone la imagen de la Virgen en un Huerto de la ciudad de Chiavari. Con la intención de que quede a disposición de los fieles que quisieran visitarla. En 1528, la peste azotó con mayor fuerza a la ciudad de Chiavari. Por lo que se acrecentó la devoción de todos los que asistían al huerto a orar y a pedirle protección a María. Con el paso de los años la devoción fue extendiéndose más y más.

De la ciudad de Chiavari al continente americano, San Antonio María Gianelli

Dos siglos después, San Antonio María Gianelli se trasformó en una figura crucial. Como fundador de la congregación de las Hijas de María Santísima del Huerto, logró que la devoción surgida en Chiavari ensanchara sus fronteras. De esta manera, ayudando a los necesitados, niños, enfermos y ancianos, las religiosas difundieron el amor por María del Huerto en el continente americano.

huerto - Colegio
Colegio Nuestra Señora del Huerto. Autora: Carla Belén Ávila.

Por esto, cada 2 de julio multitudes de fieles se reúnen para celebrar y agradecerle a la Virgen en las distintas ciudades del mundo. San Miguel de Tucumán no es la excepción. Basta con acercarse a las principales calles de la capital tucumana para ver partir la procesión. Esta es encabezada por las alumnas, las ex – alumnas, hermanas de la Congregación Gianellina y las docentes de la emblemática institución (ubicada en el la intersección de las calles Córdoba y Virgen de la Merced).

Colegio Nuestra Señora del Huerto: más que un colegio, un segundo hogar

“El colegio es mi casa, siempre quiero volver” es una frase popular entre las egresadas del Colegio Nuestra Señora del Huerto. Todos los relatos tienen palabras comunes que siempre se cuelan, como la “hermandad”. Nunca falta el “sentirse huertanas” o la conocida frase “uno nunca puede terminarse de ir”, solo por mencionar algunas. La institución tiene más de 100 años de antigüedad en nuestra provincia. Es el vivo ejemplo de como las Hermanas del Huerto han trabajado por la educación no solo en Italia, sino en el mundo. Aquí además podemos mencionar su labor en el Hospital del Niño Jesús, los hogares de ancianos, la Casa Cuna, entre otros.

El amor a María desde el Huerto de la ciudad Chiavari a Tucumán, como un pilar de vida

Tuve la oportunidad de conversar con Analía Zahara, una egresada de la institución, promoción 1984, participante activa del centro de ex – alumnas. Basta con oír hablar a Analía unos minutos, para darse cuenta de su amor por el colegio que la vio crecer. Destaca el recuerdo de sus “grandes amigas de la vida” y de “la Hermana Imelda Vega”, su “maestra de la vida”. Pero principalmente, destaca su amor por María del Huerto. Analía es el retrato vivo y personificado de las exalumnas de la institución. Ellas se sienten agradecidas de haber pasado muchas horas de su vida corriendo por los grandes patios del colegio.

huerto - Nuestra Señora Del Huerto
Autora: Carla Belén Ávila.

De generación en generación

El relato de Analía entremezcla un poco de nostalgia, alegría y complicidad al comentarnos su vivencia. Dice “yo creo que lo mejor que me ha pasado en la vida ha sido entrar al colegio y conocer a la Virgen”. Y a continuación, nos cuenta algo característico de la institución ” y que años después mi hija también sea alumna”. Es que es común, encontrarnos con familias enteras que educaron a sus hijas mujeres en el colegio, las abuelas y nietas. Estamos en lo correcto al afirmar que Analía ha pasado los mejores años de su vida allí. Quizás por eso dice “tengo una gran devoción por la Virgen, siento que me acompaña siempre, amo el colegio, pero sobre todo amo a María.”

Obras de bien

Nos cuenta también que, como ex – alumnas, realizan distintas obras desde el centro que apuntan a ser “obras de bien”. Unas de las actividades que más alegría les da es hacer colectas. Pero, en su caso particular, se trata de “tejer ajuares desde el mes de mayo, junto a otras huertanas”. Dichos regalos que cada 2 de julio se entregan en la Maternidad Nuestra señora de las Mercedes y en la Maternidad del Hospital Avellaneda, en nuestra provincia.  Continúa diciendo “es una sensación de felicidad saber que una creatura y una mamá que no tienen todo lo necesario, reciben ese día los regalos”. También tienen otras actividades como ayudar a escuelas en distintos puntos de la provincia y armar colectas y rifas durante el año. Tienen como objetivo que lo recaudado también sostenga al proyecto de cada 2 de julio, en lo que respecta a las donaciones.

Un gesto de esperanza que se remonta al Huerto en la ciudad italiana

Casi al final de la entrevista nos cuenta una intimidad. Dice que, durante la pandemia, recordando el origen de la devoción, ha puesto una imagen de María en la puerta de su casa como protección contra el COVID-19. Contenta y agradecida con la virgen señala “venimos bien, la virgen cumple, ella siempre cumple”.

Autora de la imagen de portada: Carla Belén Ávila

Del Huerto en la ciudad, de Chiavari al mundo ultima modifica: 2021-01-27T08:01:00-03:00 da Carla Belén Ávila

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
To Top
3
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x