NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itTucumán

HISTORIA HISTORIAS PERSONAJES

La epidemia que sacó a la luz la solidaridad en Tucumán

Epidemia - Elmina y niños

En esta nota vamos a hablar de la epidemia de cólera que azotó a la provincia entre noviembre de 1886 y febrero de 1887. Los diferentes sectores sociales la vivieron de diverso modo, siendo los grupos populares los principales afectados. Para suerte de muchos, la situación sacó a la luz la solidaridad de algunos tucumanos y de inmigrantes europeos. Entre ellos, destacaremos la figura de la tucumana Elmina Paz Gallo, en su aniversario de natalicio n° 187.

La epidemia en Tucumán: el gobierno nacional ignora las disposiciones de la provincia

En el contexto de la Revolución Industrial, aumentaron los contactos de Europa con países periféricos. La invención de la máquina a vapor posibilitó la aparición del buque a vapor y la locomotora. En consecuencia, aumentó la rapidez en el traslado de personas y toda clase de recursos desde un punto del planeta a otro. Ello facilitó la propagación de enfermedades exóticas. El cólera, por ejemplo, era una enfermedad originaria de la India, que se diseminó por el mundo debido a este proceso.
Ahora los invito a situarnos en el Tucumán de la época. La llegada del ferrocarril en la segunda mitad del siglo XIX fue determinante para el desarrollo de la industria azucarera, que se convertiría en motor central en la economía de la provincia. Para 1886, en distintos puntos del país ya se habían sucedido otras epidemias de cólera. De hecho, estudiosos del tema afirman que el ferrocarril fue clave en la diseminación de la enfermedad.

Tren
Así lucía un tren de Pasajeros a fines del siglo XIX, en Tucumán. Photo Credit: Facebook Fotos Antiguas de Tucumán.

El 1 de noviembre de aquel año, aparece un caso en el barrio de La Boca, en Buenos Aires. Aún asi, el gobierno nacional había prohibido las cuarentenas interprovinciales. Al contrario, el de Tucumán decidió poner en cuarentena a los trenes que venían del Litoral, pues era altamente probable que infectados estuvieran a bordo. Esto fue interpretado como un acto de rebeldía del Interior contra la autoridad central, por lo que la medida no fue convalidada por el gobierno nacional.

El tren que cambiaría el rumbo de aquel noviembre…

Se ignora lo dispuesto por el gobierno tucumano, y a principios de noviembre desde el Litoral se envía en tren a un régimen de caballería, para “aplacar la insurrección” con armas. Cinco de ellos arribaron con un grado avanzado de cólera, y murieron a las pocas horas. La temida enfermedad ya había llegado a la provincia. La situación es sumamente crítica: la cantidad de médicos es insuficiente y la estructura sanitaria muy precaria. Por esos años se crearon el Hospital Mixto de las Mercedes, el Asilo San Roque, el Hospital de Niños y la Asistencia Publica.
La epidemia de cólera diezmó la población tucumana de modo considerable: murieron alrededor de 6000 personas en 3 meses. Los sobrevivientes no fueron mucho más de 2000. Quienes más padecieron la situación fueron los sectores pobres.
Familias enteras se extinguen víctimas de la peste. El aspecto de la ciudad era de una gran desolación. A los muertos los llevaban almacenados, como se trasladan de una parte a otra las bolsas de azúcar u otra mercancía cualquiera en los carros. En las calles grandes fogatas encendidas para purificar el ambiente, en las que se arrojaban azufre, alquitrán y otras sustancias desinfectantes, aterraban el ánimo y hacían pensar en el juicio de Dios. ¡Era un horror ver el estado en que se encontraba la ciudad!”, así describía el escenario la tucumana Tomasa Alberti.

La necesidad de solidarizarse en medio de la epidemia

Los sentimientos que afloraron ante la epidemia fueron el miedo y la desesperación, y en general los pobladores se refugiaron en la religión, en oraciones y procesiones para implorar la “gracia del cielo”. Muchos de los que pertenecían a la elite tucumana y tenían la posibilidad de huir de la ciudad, lo hacían para ponerse a salvo a ellos mismos y a sus familias. Pero las acciones altruistas no faltaron.
El médico Gregorio Aráoz Alfaro, testigo de los acontecimientos narrados, relata: “Una falange entusiasta y decidida de hombres, en su mayoría extranjeros –italianos, franceses, suizos, españoles–, se entregó con fervor de corazón y con infatigable energía a cuidar de los enfermos, a transportarlos a los hospitales, a aliviar la situación de las familias diezmadas”. Los voluntarios italianos, realizaron sus servicios sobre todo en las noches y optaron por hacerlo desde el anonimato.

“Mi casa será la de ellos”: el caso de Elmina Paz Gallo

Entre los tucumanos que se entregaron de lleno a la ayuda de las víctimas que dejó la epidemia, es de destacar a Elmina Paz Gallo y las mujeres que la acompañaron en su proyecto. Frente a la magnitud de la crisis sanitaria, el fraile dominicano Angel María Boisdrón -su confesor- solicitó la ayuda de Elmina para hacerse cargo de los niños que habían quedado huérfanos.

Epidemia - Asilo
Asilo del Santo Nombre de Jesús. El primero de la pronvicia.
Photo Credit: Facebook Hermanas Dominicas Tucumanas.

Para 1886, esta mujer de la alta sociedad, había quedado viuda y perdido a su única hija. Y ante el pedido de Boisdrón, se dio cuenta que quería poner todos sus recursos, tiempo y vida al servicio de aquellos niños. Según la costumbre de la época, hubiera sido esperable que los huérfanos fueran reubicados en casas de familia, pero como mencionamos, el pánico a contagiarse desbordaba a todos.
Elmina asumió la noble tarea de acogerlos, convirtiéndose en una madre para ellos. Asi es que en diciembre de 1886 transforma su casa en un hogar para huerfanos, el primero de la provincia. Junto a otras mujeres, se ocuparon del cuidado -y más tarde la educación- de ellos. Después de esa experiencia Elmina decidió asumir la vida religiosa; creó la congregación de Hermanas Dominicas del Santísimo Nombre de Jesús. Recientemente, se inició el proceso de canonización, por medio del cual ella podría ser reconocida como Santa de la Iglesia Católica.

Photo Credit de imagen de portada: Facebook Hermanas Dominicas Tucumanas.

La epidemia que sacó a la luz la solidaridad en Tucumán ultima modifica: 2020-09-11T08:00:00-03:00 da María Lourdes García
To Top